La rabia

Hoy hablaremos de la rabia. Una de les emociones básicas del ser humano.

Todos somos conocedores de esta emoción. A ningún ser humano le hace falta una definición, descripción o enumeración de adjetivos que la definan.

Cuando esta sensación nos invade sentimos que somos capaces de todo: indestructibles, fuertes, poderosos. En estos momentos pensamos que el universo se ha conjurado para poner-nos obstáculos en nuestro camino personal o profesional y sentimos un gran vació interior.

La frustración, no creer en uno mismo son dos factores que provocan la explosión del enfado y que nos hacen perder la capacidad de tomar perspectiva de las situaciones.

Una buena manera de encontrar suporte emocional con uno mismo es hacerse preguntas: ¿Que me sucede? ¿Cómo me relaciono con esta emoción? ¿La he vivido antes? ¿Qué dispositivo activo en mi para calmar o agravar el enfado?

Existe el mito urbano que la rabia es negativa, que nos hace daños y, en cierta manera, es verdad. Pero también puede llegar a ser una gran aliada en contextos de alta adversidad. Si, nos puede servir para sobrevivir en situaciones donde la única posibilidad es seguir para adelante. Hay quienes dicen que es un motor tan poderoso que puede llevarte al éxito en la vida si sabes gestionarla correctamente.

La rabia la aprendemos copiando el código que se habla en nuestro entorno familiar. Las dinámicas que se generen dentro de nuestro sistema son las que replicaremos cuando vayamos a la vida a relacionarnos.

En todas las familias se cuecen habas, en algunas la rabia se silencia, en otras se expresa con el poder, en otras de forma verbal, disfrazada de ironía i/o superioridad.

¿I tu como expresas esta emoción básica?